-->


—Quizá estés en lo cierto —reconoció él con una rapidez que a ella le hizo el efecto de una coz en el estómago—. Pero tú eres una gran chica, nos llevamos bien. Estoy seguro de que seremos amigos toda la vida —agregó para consolarla.

Stephen Vizinczey. El hombre del toque mágico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada