-->


Pensé, estremeciéndome, que había cosas más importantes que la comodidad; uno no era una mujer anciana, o un gato doméstico.

Ursula K. Le Guin. La mano izquierda de la oscuridad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada