-->


Razoné. Llegué a una importantísima conclusión: el razonamiento no sirve para nada. Está fenómeno para un teorema, para ir a rendir medicina interna, para integrar una mesa redonda sobre política agraria. Pero para mirarse para adentro y tratar de saber lo que a una le pasa y por qué, minga.

Angélica Gorodischer. Flores de alabastro, alfombras de Bokhara

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada