-->


mi amigo ensayó las vacilantes técnicas de reconciliación de los que no se han peleado pero tampoco pueden unirse solo para oír de nuevo una versión de los hechos del todo ajena al reproche
en cierta forma hubiera sido preferible el odio para romper sin cortapisas y aceptar que no hay regreso porque la injuria incendió el camino y no permite otro retorno que el de los pasos cubiertos de cenizas

Juan Villoro. 8.8, el miedo en el espejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada