-->


Como todas las habitaciones de la Casa del Rey, ésta era alta, roja, vieja, desnuda, y de un ámbito frío y mohoso, como si las corrientes de aire vinieran no de otros cuartos sino de otros siglos.

Ursula K. Le Guin. La mano izquierda de la oscuridad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada