-->

No podrás recorrer tus pasos y retirar promesas como quien quita la ropa tendida.
Todas tus promesas ya no están donde las dejaste (perdón por hablarte, quizás, de lo último que quisieras que te cuente).
¿Acaso crees que te podrás esconder de lo que un día deseaste? ¿No es más fácil fracasar que esconderse?

Luis María Pescetti. Cartas al Rey de la Cabina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada