-->


Entonces mi estado de ánimo, que depende de las nubes más de lo que quisiera admitir, cambió por completo.

Juan Villoro. El disparo de argón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada