-->

Pero no hay duda de que la verosimilitud no tiene mucho lugar en la vida cotidiana ni en las acciones de los hombres, sus causas y sus efectos, de modo que puede dársela por cierto, o, para los espíritus escépticos, por posible.

Angélica Gorodischer. “Veintitrés escribas” en Bajo las jubeas en flor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada