-->

El guerrero la miraba, solo la miraba sin poder hablarle como si con los ojos hubiera podido preguntarle ¿cómo estás?, y ella le devolvía la mirada como si con los ojos hubiera podido decirle no te preocupes por mí todo va bien.

Angélica Gorodischer. Querido amigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada