-->

La juventud de Jim estaba iluminada por el futuro de gloria que brillaba en los ojos de su madre.

Stephen Vizinczey. El hombre del toque mágico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada