-->

—No lo vas a engañar. Es muy astuto.
—Vas a ver que sí. Es muy astuto pero está enamorado de su cabrito trois couleurs y ya se sabe que el amor convierte en tontos a los hombres.
—Sí, me he dado cuenta.
—¿Y eso qué quiere decir?
—Lo que dije. Que usted es un tonto, señor O’Shannon, porque se va sin darme un beso.
—Quién dijo.
Y ahí volvieron a besarse y a decirse tonterías porque el amor convierte en tontos a los hombres y a las mujeres también.

Angélica Gorodischer. Tres colores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada