-->

El abuelo Perico, que acababa de llegar, tomó en brazos a Loreto y se encargó de tranquilizarla con palabras pequeñas y alegres como pájaros.

Pilar Mateos. El vidente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada