-->


Le hacía sentirse capaz de obrar prodigios. A una edad en que los niños sueñan con ser bombero, Jim creía que podía hacer milagros.

Stephen Vizinczey. El hombre del toque mágico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada