-->


A la caída de la tarde la actividad remitió. Fueron disminuyendo las idas y venidas y cundió una especie de sopor, como si empezáramos a instalarnos en la desgracia. Había quien se ocupaba de mantenernos dentro de la normalidad, de que los niños cenáramos a una hora adecuada y nos ducháramos como de costumbre. Yo no comprendía que mi madre se empeñara en mantener la rutina en esas circunstancias.

Pilar Mateos. El vidente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada