-->

La eterna e idéntica respuesta de todos los cabrones del mundo, con o sin uniforme:
–Obedecía órdenes.
–Yo soy una bestia –respondió Simon–, solo obedezco a mis instintos.

Daniel Pennac. Entre moros y cristianos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada