-->

Si bien muchas historias antiguas podrían parecernos mágicas, milagrosas, fantasiosas, supersticiosas o irreales, la gente las creía; esta gente no era ni es muy diferente de la gente que hoy cree en religiones, milagros, cultos, naciones y nociones como la de democracias “libres”, que tienen poco fundamente en la realidad. En verdad, las historias religiosas y patrióticas tienen más en común con los cuentos de hadas de lo que percibimos, excepto por el hecho de que estos últimos tienden a ser seculares y no se basan en un sistema prescriptivo de creencias ni en códigos religiosos.

Jack Zipes. El irresistible cuento de hadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada