-->


Volví al cuarto, abrí la caja fuerte donde estaban mis documentos, tomé mi computadora y perdí un tiempo precioso atándome los zapatos con doble nudo. Los obsesivos morimos así.

Juan Villoro. 8.8, el miedo en el espejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada