-->


Ai se llevó las manos a la cabeza. Al fin dijo:
—Lo lamento, Estraven.
Era a la vez una disculpa y un reconocimiento.

Ursula K. Le Guin. La mano izquierda de la oscuridad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada