-->


Ésta, al menos, es la explicación aceptada, aunque como la mayoría de las explicaciones económicas parece, a veces, a cierta luz, que omitiera el punto principal.

Ursula K. Le Guin. La mano izquierda de la oscuridad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada