-->

Crecieron todas las semillas de tu carta. Vieras qué hermoso prado. Los abrazos crecieron sanos y fuertes rodeando mi cintura. Crecieron besos en mis pies (¿sembraste besos para mis pies o fue un error del viento?).
Te espero convertida en Luna.

Luis María Pescetti. Cartas al Rey de la Cabina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada