-->

La otra era que todo aquello resultaba tremendamente divertido: un hombre de su edad, cayéndose de un barco.

Herbert Clyde Lewis. El caballero que cayó al mar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada