-->

Se sentía dispuesta a desconcertar a cualquiera.

Stephen Vizinczey. El hombre del toque mágico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada