-->

Huelga decir que nadie prestaba atención a la joven pareja que la víspera tenía treinta años más, ni al adolescente pelirrojo y larguirucho llegado de una lejana galaxia. Lo que demuestra lo difícil que es acertar con qué hay que encandilarse.

Stephen Vizinczey. El hombre del toque mágico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada