-->

Hasta entonces, mamá había sido la única persona en el mundo que podía soportar que me vomitara encima de ella, pero ese fin de semana me vomité sobre todo el mundo y papá no pareció alterarse más que Mag, aunque claro, él era estoico por naturaleza.
—No te preocupes, muchacho —dijo papá—. Todos nos vomitamos encima de alguien de vez en cuando. Eso sí, haz lo posible por alcanzar el cubo de basura, eso es todo: anticiparse y apuntar bien.

Polly Horvath. Las vacaciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario